El seminario de Aikido dirigido por Yasuno sensei en Madrid el pasado marzo resultó una experiencia extraordinaria. Como ya avanzaba AikidoValencia.es, fuimos muchos los valencianos que quedamos para ir en grupo a disfrutar de este curso, y desde otras comunidades autónomas hicieron lo propio otros muchos aikidokas.

yasuno-grupo

El sábado nos reunimos en el tatami con el maestro más de un centenar de practicantes.

Algunos de nosotros llegamos el viernes para colaborar en la instalación del tatami junto con Álvaro Kuhn sensei, y, por la noche, el grueso de aikidokas valencianos tuvimos la suerte de dormir en el dojo de Vicente Borondo sensei, a quien estamos muy agradecidos.

Disfrutamos de unas sesiones prácticas de altísimo nivel, en las que se notaba la expectación y las ganas que teníamos todos de encontrarnos con el maestro, y en las que también creemos que estaba a gusto, por la alegría y vigor que mostraba en todo momento. Contagiados por esa energía, todos los asistentes tratamos de estar a la altura de tan especial ocasión. El trabajo propuesto giró entorno a conceptos –no tanto entorno al “waza”–.

Para el abajo firmante, lo más destacable del seminario fueron por este orden: las veces que se le pudo hacer ukemi al maestro con sus sensaciones percibidas (relajación, conducción, extensión…), poder escuchar traducción simultánea de lo que expresaba Yasuno sensei por primera vez en tantos años (impresionante, un manual de cirugía abierto e inteligible!), y el trabajo con compañeros de alto grado venidos de todas partes de España y muchos lugares de Europa.

yasuno-grup

Conscientes de estar viviendo todos juntos una experiencia valiosísima, la convivencia durante el fin de semana fue de lo más agradable. Para muchos, la vuelta a España de Yasuno sensei es la mejor noticia de Aikido del año, algo que hay que tratar con mimo y conservar. Muchos aikidokas estamos muy ilusionados con los frutos que, a medio y largo plazo, puede dar un seminario así en nuestro país. Gracias a sensei por su dedicación, pasión y energía admirables; a los compañeros, por mantener el nivel de exigencia que sensei pedía durante la práctica; y, a los organizadores, no sólo las gracias, sino todo nuestro apoyo y colaboración para que este curso tenga el futuro que todos soñamos.


Víctor Gutiérrez Navarro
Instructor del dojo Sintagma Valencia