Este verano he vuelto a tener la suerte de poder ir a Japón para practicar Aikido. Se trataba de mi sexto viaje y, como siempre digo, todos y cada uno de ellos resultan ser tan apasionantes como distintos. odisea-japon-2015-01Para información general sobre Tokio y la práctica en Hombu Dojo tenéis las populares Crónicas niponas que escribí en mis primeros viajes; en las siguientes líneas vais a encontrar más bien historias y sensaciones personales. “Recordar” etimológicamente quiere decir “volver a pasar por el corazón”, y es lo que voy a tratar de hacer.

En esta ocasión, me acompañaron en este viaje de descubrimiento que siempre es practicar en Tokio varios de mis alumnos. Para ellos -Sara, Arturo, Manuel, Rafa y Jadi– era su primera vez, así que, además de la práctica e Aikido diaria, era también “obligatorio” hacer algo de turismo y visitar lugares típicos e interesantes. En la capital, por ejemplo, pudimos estar en Shibuya, Harajuku, Akihabara, Asakusa, el mirador del ayuntamiento, comprar multitud de tiendas… y fuera de ella, Nikko y Kyoto principalmente. No importa cuántas veces visito Japón: siempre vuelvo a todos esos sitios y, aunque me son tan familiares, me siguen pareciendo fascinantes.

odisea-japon-2015-06Antes de entrar en materia, un aviso: A todo aquel que quiera datos objetivos sobre la práctica del Aikido en Tokio le recomiendo leer las populares “Pero la razón por la que viajamos era la práctica. Cada día disfrutamos de ella (varias veces) principalmente en el Aikikai Hombu Dojo y también en otros dojos de la capital en los que impartía Yasuno sensei. Él, junto con Héctor Flores sensei, fueron nuestras principales referencias, nuestras brújulas, en el viaje. Les estamos tremendamente agradecidos por su generosidad y paciencia, por mostrarnos el camino pero obligarnos a tomar las decisiones y a recorrerlo por nosotros mismos. Todas y cada una de las prácticas las gozamos y sentimos como únicas, siendo conscientes de nuestra suerte por estar en todos esos lugares y trabajar con personas tan interesantes desde el punto de vista técnico y desde el punto de vista humano.

odisea-japon-2015-02

Ya he comentado en otras ocasiones que la práctica en Japón, al menos en los lugares y con los maestros con los que solemos practicar, es sensiblemente distinta a nuestra experiencia en España. Personalmente, llevo mucho tiempo trabajando para que en nuestro dojo de Valencia se pueda sentir ese algo especial japonés, difícil de explicar… pero la intensidad y la vivencia tan honesta y pura del Aikido que tienen los japoneses me deja siempre creyendo que tengo mucho que aprender a muchos niveles. Es algo que sólo se puede explicar por el compromiso que tienen y el amor que sienten hacia el Aikido.

Creo que mis alumnos han podido verlo. Hoy noto en nuesras prácticas que algo dentro de ellos ha cambiado. Quiero creer que su práctica ya no será igual, que recordarán siempre la energía con la que otros aikidokas incluso más jóvenes y menos experimentados practicaron con ellos en Japón, que recordarán siempre la ayuda y gran acogida de los compañeros aikidokas japoneses, su entrega en el tatami y su humildad.

odisea-japon-2015-03Seguiremos estudiando y trabajando para incorporar en nosotros lo que vivimos en Japón y desarrollarlo. Se lo debemos a nuestras brújulas… y sobre todo nos lo debemos a nosotros mismos.

Acabo ya. Le doy las gracias Héctor Flores sensei sobre todo por su fe en mí pese a mí mismo; a Yasuno sensei sobre todo porque soy realmente feliz en sus clases; a Rafa sensei, por su ayuda constante; y gracias a mis alumnos por su atención y esfuerzo diario. Estoy orgulloso de vosotros, chicos.


Víctor Gutiérrez Navarro
Instructor de Aikido del Dojo Sintagma de Valencia