El pasado fin de semana del 12 y 13 de julio estuve en Puerto Real invitado por Iván Rigual sensei –Isshin dojo– para impartir una de las sesiones de su “Aikido Summer camp”. Allí acudí con algunos alumnos y quisiera compartir con vosotros impresiones de lo vivido, sin dejar de lado el contexto en el que aparece esta cita.

aikido-summercamp-2014-vgutierrez17Reconozcámoslo: el panorama de cursos de Aikido a nivel nacional está cambiando; de hecho, dista mucho de lo que era hace unos años; la evolución/maduración de los instructores y grupos de Aikido en España y la crisis –no solo económica– están conformando una realidad distinta. Están cambiando los dojos, los seminarios, los lugares, los organizadores, los maestros… en definitiva, están cambiando las decisiones que toman los aikidokas españoles a la hora de asistir y organizar cursos de Aikido.

Y entre esos cambios, uno que observo de forma evidente, por cercanía, es la aparición destacada de instructores de nuestro país que, si bien antes acudían con sus alumnos y organizaban seminarios, ahora ya son verdaderos protagonistas; protagonistas del que podríamos llamar sin tapujos un relevo generacional de maestros españoles. Hablo de nuevas referencias técnicas, ya no regionales sino nacionales, que desde Madrid, Granada, Murcia, Córdoba, la propia Valencia… poco a poco, están cambiando –quiero pensar estamos cambiando– una parte importante del Aikido en España.

Tal es el caso de Iván Rigual sensei, quien desde su llegada de Tokio, se estableció en su Cádiz natal pero no ha dejado de moverse por dojos amigos de toda España –incluido nuestro Dojo Sintagma Valencia– impartiendo clases y cursos, sembrando más allá de la técnica, la actitud con la que se vuelve de Japón: sobre todo trabajo duro, pero también humildad y armonía con las distintas formas de entender nuestro arte marcial.

Y en este interesantísimo contexto aparece el “Aikido Summer Camp”, que no se trata de un curso al uso, sino más bien una convivencia de aikidokas, en la que, además de las clases que impartimos maestros de distintas partes del país con diferente bagaje y referencias, todos nos sentimos como los compañeros de la vía que somos. En este organismo, la columna vertebral es la propuesta técnica y humana de los maestros invitados, pero el corazón es Iván sensei, con su contagiosa pasión por el Aikido según lo ha vivido en Japón. (Nunca antes ha habido tantos maestros españoles comprometidos con la enseñanza según los principios que hemos aprendido en Japón.)

Para mí, valen sobradamente la pena las más de siete horas de viaje en coche desde Valencia hasta Cádiz, por volver a tener sensaciones que hacía tiempo no tenía, por tocar a compañeros que comprometen tu práctica y por disfrutar de la hospitalidad de Ivan sensei, su encantadora esposa, Miyo-san, y su amigo, Giorgio-san.

Así es como he vivido yo mi participación en el “Aikido Summer camp” de Puerto Real, en relación con los nuevos vientos que soplan en el panorama del Aikido en España. Por supuesto, comprenderé que alguna otra persona, desde su perspectiva personal, pueda verlo de otra manera; pero, desde mi posición se ven las cosas así.

Os dejo unas fotos –es mi otra profesión– y una reflexión más: Etimológicamente, la palabra crisis es todo lo contrario a aceptar un destino inevitable. El tiempo de crisis es el tiempo de la decisión, la inteligencia y la valentía.


Víctor Gutiérrez Navarro
Instructor de Aikido del dojo Sintagma Valencia

Gallery Error : Unknown Error Please try again later